Aunque no soy una experta en redes sociales, sí sé que en Instagram las personas van a ver historias. Quieren ver fotos chulas, gente como ellos, con sus mismos problemas, sus mismas aficiones, sus mismos gustos, etc… Así que aquí te enumero X cosas que puedes usar para contar historias en Instagram.

Si vamos a contar historias, necesitamos saber quién nos va a escuchar. Por lo tanto tenemos que tener más o menos claro quién va a ser nuestro buyer persona. Y aunque te lo cuento aquí, qué es muy difícil conocer a fondo a tu buyer persona, si puedes hacerte una idea del grupo de personas a las que quieres vender. Identifica:

  • Género: las mujeres no hablamos igual que los hombres.
  • Aficiones: manualidades, maternidad, crianza, deporte, nutrición, belleza
  • Qué punto de vista tiene de la vida: no vamos a negar que las personas nos relacionamos con quién piensa igual que nosotros, es como esa sensación de sentirte en casa o pertenecer a un grupo. Por lo tanto dirígete a personas que piensen igual que tú.

Y ahora vamos con las historias.

Si vendes producto…

Con producto me refiero a producto físico y algo que tú haces. Luego veremos qué puedes contar para otro tipo de productos.

  • Habla sobre cómo es el proceso de fabricación, qué trabas te encuentras cada vez que creas una de tus productos.
  • Habla sobre cómo te organizas el tiempo con los niños.
  • Cuenta cómo te inspiras, que otros blogs lees, qué cuentas de Instagram o de Pinterest te gustan más.

Ahora sí, si vendes producto físico que no haces tú, puedes hablar sobre:

  • Beneficios del producto
  • Cómo lo usas en tu vida privada
  • Cómo lo puedes combinar

Y da igual qué tipo de producto vendas, comparte siempre cosas que tus clientes compartan sobre tu marca: crea una sensación de seguridad ver que otros ya han comprado y además, mantienes viva tu comunidad.

Si quieres saber más acerca de cómo etiquetar tus productos en las fotos de Instagram, María Callizo te explica cómo.

Si vendes servicio…

Aquí voy a hacer también dos vertientes, aunque puedes nutrirte de las dos. Si el servicio es físico:

  • Cuelga fotos del lugar en el que lo ofreces (salas, consultas, etc…)
  • Materiales que usas
  • Cómo preparas todo antes de que llegue el cliente
  • Rutinas de ejercicios si te dedicas al mundo del fitnes
  • Consejos para cuidarte si te dedicas a las terapias

Si los servicios que vendes no son presenciales, puedes:

  • Compartir los temas que vas a tratar con tu cliente antes de una reunión
  • Qué medios usas para tener tus reuniones
  • Sobre todo, muestra que trabajas con clientes porque al ser online el factor confianza es muy importante

 

Y hagas lo que hagas…

Comparte tu estilo de vida, tus viajes, qué haces en tu día a día. Como te digo al principio, nos gusta sentir que hay otros como nosotros, que a otras personas les pasa lo mismo que nos pasa a nosotros. Te pongo un ejemplo: nosotros somos 7: cuatro personas y 3 perros. Encontrar una cuenta de una madre emprendedora que tenga además perros y cuente cómo es el día a día de vivir con tanto jaleo sería muy nutritivo para mí. Ver que mis alegrías y mis «desgracias», también les ocurren a otras personas y que no pasa nada, la vida sigue, todo fluye.

Y sobre todo, pierde el miedo y la vergüenza. Las personas que te van a ver tienen también inseguridades y miedos. Te lo aseguro. Quizá no sean los mismos que los tuyos, pero tienen.

About the Author economistaholistica


Consultora económica y fiscal para negocios con alma.

¿Que qué esto de negocios con alma?, te animo a que escuches mi  podcast y verás como el tuyo también lo es.

Get In Touch
>