economistaholistica

0 comentarios

Última actualización: 21 marzo 2022

Tiempo de lectura aproximado  minutos

En el episodio de hoy quiero hablarte sobre la definición de reducciones y deducciones en el IRPF y cuál es la diferencia entre ambas.

¿Cómo funciona el IRPF?

Me gustaría informar que el contenido de este post es muy generalista. Es decir, no es exactamente cómo funciona el IRPF, pero te va a dar una idea clara sobre cómo se calcula.

Antes de entrar a hablar sobre las diferencias entre una reducción y una deducción en el IRPF, es conveniente entender cómo se calcula la cantidad que nos sale como resultado cada año en la Declaración de la Renta.

Como sabrás, si escuchas mi podcast habitualmente, el IRPF mide las rentas que hemos generado a lo largo de un ejercicio. Y con rentas me refiero al dinero que hemos ganado. Ya sea en concepto de nómina, de intereses, de actividades económicas (el dinero que ganamos con nuestro negocio) o bien, si hemos vendido algún bien y hemos obtenido una ganancia por ello.

¿Qué son las reducciones de impuestos?

A esta cantidad debemos restarle los rendimientos, que es el dinero que hemos ganado, tal y como explicaba en el párrafo anterior.

Las reducciones de la base imponible son cantidades que Hacienda estipula en función de las políticas económicas del momento y que harán que, en función de las condiciones personales y familiares, restemos más o menos cantidad.

Por ejemplo, una persona que tenga hijos a su cargo y menores de edad tendrá unas reducciones superiores a una persona que no tenga hijos y esté soltera.

Aplicamos el tipo impositivo

Después de haber hecho esta resta, es el momento de aplicar el tipo que nos corresponde. Este dependerá de la cantidad de dinero que hayamos ganado durante el año.

Se trata de aplicar un tanto por cierto al resultado de la resta. Podría parecer que este número que nos sale es el que ya tenemos que pagar en concepto de IRPF, pero todavía quedan las deducciones.

¿Qué son las deducciones y ejemplos?

Ahora sí, quitamos a esa cantidad las deducciones. Son importes, también de política económica, que se quitan directamente a la cantidad que nos toca pagar de impuestos. Es posible, incluso, que no tengamos derecho a ninguna deducción, y, por lo tanto, la cantidad a pagar sea la calculada anteriormente.

Como ejemplos, podemos encontrar la deducción por maternidad de 100€ para madres de hijos menores de 3 años.

Conclusión

Como ves, la diferencia es notable. No es lo mismo restar una cantidad antes de aplicar un tanto, por cierto, que restarla sin hacer más cálculos. Esto tiene dos consecuencias:

  • las deducciones tendrán un valor inferior a las reducciones
  • las deducciones pueden incluso, hacer que nos devuelvan dinero, por nuestras circunstancias personales, como es el caso de la deducción de maternidad.
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>