0 comentarios

Última actualización: 21 agosto 2019

Tiempo de lectura aproximado  minutos

En el episodio de hoy quiero hablarte sobre un error que cometí al pensar que podría vivir de un hobbie.

¿Por qué no pude vivir de mi hobbie?

La idea romántica de vivir de tu hobbie, y hacer siempre lo que te gusta… no es tal.

Se ha vendido mucho en internet últimamente esta idea, pero no es así realmente. Hay mucho más detrás de vivir de tu hobbie, si quieres hacerlo bien y poder generar el suficiente dinero para vivir de ello.

Montar un negocio de la nada es complicado siempre. Es cierto que si haces lo que te gusta, te costará menos. Pero no basta con amar mucho lo que haces.

En mi caso, cuando nació mi primera hija, monté una tienda de ropa hand made. Me encantaba y me encanta coser y tejer. Es algo que me tiraría mucho tiempo haciendo. Pero, haciendo lo que me gusta y lo que me inspira. Hacer las cosas por obligación… eso ya es otra cosa.

Me pasó que cuando comenzaba un producto, suponía un reto para mí, y me motivaba mucho hacerlo. Pero cuando ya lo tenía machacado, cuando ya era una tarea repetitiva que podía hacer con los ojos cerrados, me aburría y empezaba a procastinar.

El problema es que para mí, coser es sólo un hobbie. No estaba dispuesta a convertirlo en trabajo. No estaba dispuesta a hacer eso aunque me aburriese, aunque no me apeteciese, aunque las musas me llamase a hacer otro diseño distinto.

Y este es el problema de pensar que puedes vivir de tu hobbie. Además, por supuesto, de que montar un negocio online no es fácil en ningún caso. Offline tampoco es fácil, pero cuesta menos llegar a los clientes.

Apúntate para recibir cada semana los episodios que publico.

Además, he abierto un grupo de Telegram donde podrás preguntarme tus dudas directamente en tu móvil.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>