Como vimos en el pasado artículo, no se trata tanto de tener abundancia, sino de tener prosperidad.

Piénsalo, ¿qué es ser próspero?, bueno, pues que te vayan bien las cosas, tener éxito. No implica necesariamente tener mucho dinero.

Y es aquí donde me quiero centrar. En ocasiones pensamos que, para crear una mentalidad abundante, debemos barajar únicamente opciones que nos hagan ingresar más dinero.

Pero ¿para qué sirve el dinero?, como tal no sirve para nada. El dinero, en sí mismo no tiene valor. Su valor viene dado por las cosas que puedes conseguir gracias a él.

La buena noticia es que no siempre necesitas dinero para conseguir cosas. Te pongo varios ejemplos:

  • Recibes una donación
  • Recibes un regalo
  • Te encuentras algo que otra persona había perdido
  • Encuentras un objeto que no recordabas que tenías

Es decir, cuando queremos crear una mentalidad de abundancia, no debemos cerrarnos únicamente a conseguir dinero, ya que la mayoría de las veces, conseguiremos lo que queremos por otras vías.

Hace poco tuve que viajar a otra ciudad. No me iba a quedar a dormir, pero estaría casi todo el día fuera de casa y tendría bastantes horas muertas en el viaje. Necesitaba un maletín para llevar el ordenador y poder trabajar durante esos ratos libres.

Tenía tres opciones:

  • ir a la tienda a comprar uno: esta opción no era viable porque encarecería los gastos del viaje
  • Buscar alternativas entre las cosas que tuviera por casa: lo hice, pero no encontré nada que se ajustara a mis necesidades
  • Buscar en aplicaciones de segunda mano: vi varias opciones muy bonitas, pero seguían encareciendo los costes del viaje, hasta que vi uno, completamente nuevo, de una marca que me gusta mucho, y por sólo 5€.

Eso es crear una mentalidad abundante. Ver todas las opciones que tenemos en la mano y escoger la que me deje más abundancia.

En este caso, era la compra, aunque por un precio irrisorio. En otras ocasiones es buscar entre tus cosas o pedir prestado a otra persona.

Debemos buscar siempre la opción que menos tiempo y dinero nos cueste porque eso también es generar abundancia.

Ahora es tu turno. Piensa en lo que quieres o necesitas ahora. Y ojo aquí, porque descubrirás que quizá lo que quieres no es el objeto en sí, sino la sensación de estrenar algo nuevo, o de experimentar un cambio.

También puedes ver la siguiente clase del curso de abundancia.

About the Author economistaholistica


Consultora económica y fiscal para negocios con alma.

¿Que qué esto de negocios con alma?, te animo a que escuches mi  podcast y verás como el tuyo también lo es.

Get In Touch
>